Toma el Control de tu Facturación

Normalmente tu contador te brinda el servicio de facturación y el proceso es así:

Le marcas por teléfono, le dices a qué cliente hay que facturarle, cuál es el servicio y el monto. Le deletreas el correo electrónico de tu cliente y tu contador ingresa a una plataforma de facturación electrónica, posteriormente le manda la factura a tu cliente con copia a ti el mismo día que tu cliente la solicitó. ¿Esto parece ser un proceso ideal verdad?

La realidad es diferente. Tu contador siempre está ocupado. Tiene varios clientes aparte de ti y su prioridad no es facturar rápido. La mayoría de las veces se tarda. Tu cliente te llama y te manda correos preguntando por la factura y en ocasiones le llega hasta el día siguiente o inclusive dos o tres días después. No hablemos de las veces que hay un error en la factura y se debe repetir nuevamente el proceso.

No te conviene que tu contador se tarde. Cuando a un cliente, especialmente uno nuevo, le facturas rápido, en realidad le estás mandando un mensaje. Le estás comunicando tu sentido de organización y sabes lo que haces. Le dejas saber que tienes procesos administrativos bien definidos y que para ti el tema del dinero es importante.

Tu proceso de facturación, administración y cobranza es un reflejo de la madurez y seriedad de tu empresa.

Cuando facturas inmediatamente, aceleras tu ciclo de cobranza. Es normal que un cliente reciba una factura y aunque los términos de pagos estipulan “Pagar de inmediato”, de todas maneras el cliente se toma unos días. Si tu cliente tiene crédito, es todavía más importante facturar lo antes posible. Esperar 30, 60 o 90 días un pago es doloroso. Sumarle días extra porque tu contador se tardó, es aún más doloroso.

Ponte en el lugar de tu contador. Su trabajo principal es hacer contabilidad, calcular impuestos y generar ahorros en esos pagos. En el 2017, el SAT liberó las reglas de Facturación 3.3. En ese entonces facturar sí era un proceso nuevo y complicado y por eso tu contador hoy en día todavía te da el “valor agregado” de facturar.

El mundo ya cambió y la tecnología también. Ahora facturar toma solo unos cuantos clics, especialmente si usas Orderly, que cuenta con un módulo práctico de facturación.

Nuestra recomendación es sencilla. Toma el control de tu administración, factura con agilidad, acelera tu cobranza y mejora tu modelo de operación. Es fácil, es solo cuestión de saber cómo darle las gracias a tu contador.

Paco es cofundador y director de Orderly. Cree que las empresas se pueden transformar a través del orden. Le encanta trabajar en temas de producto, marketing y ventas. En sus tiempos libres juega tenis.