Nadie se salva de pagar IVA

Muchas de las inquietudes de nuestros clientes se relacionan con la estrategia fiscal. Aunque Orderly no es un producto que hace contabilidad fiscal y esa es el área de expertise de tu contador, lo que sí te podemos decir con mucha seguridad es que todas las empresas, incluyendo la tuya, deben pagar el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Vamos a ilustrar un par de ejemplos para entender de manera práctica cómo funciona el pago del IVA

Escenario 1: Gastos con IVA

Para propósito de simplificación, vamos asumir que solo tuviste dos movimentos durante el mes.

Movimiento 1: venta a tu cliente, en donde le facturas un servicio por $100,000 + IVA. La tasa del IVA es del 16%, por lo cual facturas y recibes de tu cliente $116,000.

Movimiento 2: gasto en donde le pagas al proveedor la maquila de los servicios que tu cliente contrató. El monto es por $80,000 + IVA, por lo cual pagas $92,800.

En tu cuenta de banco quedan $23,200, de los cuales $20,000 son tu utilidad y $3,200 es el diferencial de IVA.

Esos $3,200 no es dinero tuyo, son impuestos que tienes que regresarle al gobierno.

Escenario 2: Gastos con IVA tasa cero

En este ejemplo, también asumiremos que solo tuviste dos movimientos durante el mes.

Movimiento 1: venta para un cliente, en donde le facturas un servicio por compra de medios por $100,000 + IVA. La tasa del IVA es del 16%, por lo cual facturas y recibes de tu cliente $116,000.

Movimiento 2: gasto en donde le pagas al proveedor la compra de los medios que tu cliente contrató. El proveedor se encuentra en Estados Unidos, por lo tanto no te factura IVA. El monto es por $80,000, por lo cual solo pagas $80,000.

En tu cuenta de banco quedan $36,000, de los cuales $20,000 son tu utilidad y $16,000 es el diferencial del IVA, que debes pagar de impuestos al gobierno.

Lo que notamos con frecuencia es que los empresarios, de todos tamaños, están monitoreando su cuenta de banco y se confunden cuando ven su saldo. Dependiendo de la naturaleza de tu modelo de negocio, puede ser que tengas mucho o poco IVA por pagar. No es buena estrategia que te financies con el gobierno y muchísimo menos dejar de pagar el IVA puntualmente. Si cometes este error varios meses seguidos y gastas ese dinero, puedes meterte en un problema muy serio.

Nuestra recomendación es que lleves un control interno preciso sobre todos los movimientos de ingresos y egresos de la empresa, así como poner particular atención al diferencial del IVA para no cometer errores. Siempre apóyate de un contador experto fiscalista que te ayude a diseñar una estrategia óptima que puedas ejecutar antes del cierre de tu periodo. Te recomendamos también, que leas acerca de la diferencia entre contabilidad financiera y fiscal para que puedas tomar mejores decisiones.

Paco es cofundador y director de Orderly. Cree que las empresas se pueden transformar a través del orden. Le encanta trabajar en temas de producto, marketing y ventas. En sus tiempos libres juega tenis.